5 Consejos para tu empresa en rebajas

consejos rebajas

5 Consejos para tu empresa en rebajas

Un año más, vuelve ese periodo del año tan esperado por los clientes y, por qué no decirlo, un poco preocupante y confuso para las empresas. Los periodos de rebajas pueden pasar de ser un gran estimulador de ventas y fidelizador de clientela a ser una auténtica pesadilla y un descuadre de números y organización, a la velocidad del rayo.

Está claro que es una gran oportunidad, pero es importante que te plantees unas cuantas cosas y lo tengas preparado con antelación antes de lanzarte a hacer descuentos como un loco. O, todo lo contrario, perder una buena oportunidad por no apostar por ellas. Hoy os vamos a dejar unos cuantos consejos que esperamos te sean de utilidad, para que aproveches al máximo este periodo ¡sin acabar un poco majareta!

1- Di sí a las rebajas. Aprovecha para hacer descuentos. Puede que creas que no te va a beneficiar, pero en los periodos de rebajas, los clientes ya salen predispuestos a rascarse el bolsillo. Es una gran manera de aprovechar una temporada como la estival, que suele ser más floja en ventas.

2- Aprovecha las redes sociales. No hay mejor altavoz que mantener a tus clientes informados a través de las redes sociales, de tus newsletters y publicaciones en blogs. Con una inversión prácticamente 0, llegarás a muchísima más gente.

3- Pon rótulos con los descuentos. No hay nada más llamativo que el tanto por ciento de descuento colgado en tu escaparate y en rótulos a doble cara colgados por el interior de tu negocio. Apuesta por ellos, bien grandes y con el descuento bien claro ¡Son una alegría para la vista!

4- Enfoca bien tus rebajas. Aprovecha las segundas rebajas calculando bien tus márgenes para poder aplicar un descuento al ya hecho para las primeras rebajas. De esta manera, sigues estimulando las ventas durante todo el periodo de rebajas, resulta muy beneficioso y aumenta la fidelización. Pero para hacerlo bien, ten en cuenta nuestro siguiente consejo.

5- No hagas poco descuento, el cliente tiene que notar una diferencia, sino creen que es una tomadura de pelo. Es esencial que se note. Calcula bien tus precios, costes, el stock que tienes en tienda y el beneficio que obtengas. Juega con tus márgenes lo que quieras, pero el cliente lo tiene que notar para decidirse por comprarlo.

Una vez apliques estos consejos, haz tu balance, verás cómo obtienes unos beneficios superiores y no habrás tenido que hacer ninguna inversión ni descalabro.